OFICIO \ FLETEROS

Los fleteros, con caballos o la propia fuerza, son la memoria viviente del antiguo transporte de la mercadería por la ciudad. Donde antes burros, mulas y caballos descansaban bebiendo agua a un costado del mercado, hoy el semáforo regula el flujo de los autos.

Tres fletes a caballo y tres carretones de mano portan el testimonio de una ciudad que daba cuenta en su transporte, de su ruralidad en decadencia. El oficio del fletero en sintonía con el entorno ha cambiado, apropiando el carro de supermercado que de ortopedia de consumo se transforma hoy en herramienta de trabajo.

TESTIMONIO/ Sergio Muñoz