OFICIO \ COCINERIAS

Las cocinerías abastecen el cuerpo, el desayuno sobre la bandeja se desplaza por escaleras y pasillos hasta llegar a su comensal, mientras patas y cabezas hierven entregando una vez más su bondad al caldo centenario, que disfrutarán compradores enamorados fielmente de su sabor.

El mercado es generoso, se alimenta a sí mismo y alimenta al visitante, sus preparaciones tienen siempre el mismo acompañamiento, la dedicación de quienes lo sirven y la simpatía de quienes conocen a sus clientes del día a día.

TESTIMONIO/ Sonia Román – Carlos Rojas